viernes, 16 de junio de 2017

El testimonio de Ernesto Campese





Ernesto Campese, conoció a Don Orione en Avezzano en la época de las ayudas después del terremoto de la Mársica, en 1915. Él era Secretario de Prefectura del Ministerio del Interior, personaje eminente y notable por sus estudios y libros. Durante la obra de ayuda después del terremoto de la Mársica (1915), fue a encontrar a Don Orione.

“En efecto, fui enviado con trenes llenos de cosas a Avezzano – es Campese que cuenta – y me conmovió este cura mal vestido, que corría aquí y allí, donde sea, llevando confianza. Quise hablarle, y, abordándolo mientras de trasladaba de un lado a otro, me invitó a seguirlo. Pero ¡qué paso que tenía! Por seguirlo tropecé en una viga entre los escombros; no pude aguantar una blasfemia. Don Orione se detuvo a mirarme; pero, extrañamente, me miraba como cuando de niño me miraba mi madre cuando me mandaba alguna macana.

Luego me dijo: “¿Cómo estamos en tema de religión?”.
Yo le respondí: “Tabla rasa”.
Y él: “Quiere llegar a ver a Dios”.
Y yo: “Eh! ¡Si se me muestra!”
Don Orione: “Trate cada día de hacer un poco de bien”.


Ernesto Campese tomó en serio aquel consejo de Don Orione. En efecto, a distancia de 30 años, volvió a un encuentro de Amigos para contar qué es justamente aquello que le había dicho el Santo entre los escombros de la Mársica. De hecho, se convirtió en un fiel bienhechor de la Congregación. La caridad hace experimentar a Dios. La caridad abre los ojos a la fe.
Recordémonos siempre de esta verdad fundamental para nosotros Orionitas, “curas de estola y trabajo”: la caridad hace experimentar la Divina Providencia, a sí mismos, ante todo, y a los demás.

(Fuente: Summarium, p.540. Traduccion de la Carta del P. Flavio Peloso, “les transmito lo que yo mismo recibí” La experiencia y el mensaje de Don Orione. 26 de abril de 2016).



Los visitantes lo encontraron en su tienda, en piazza Torlonia, entre los muchos sobrevivientes por él salvados: ancianos, jóvenes y niños, parecía un dispensario de campaña. Se preocupaba de los más pequeños, los más difíciles de salvar. Los lactantes de quienes se tuvo noticias precisas fueron más de trescientos.
Ernesto Campese - encargado del Ministerio del Interior - cuenta: "Lo vi con dos o tres niños en brazos y le oí gritar: '¡El biberón! ¡Denme el biberón'!". Con sus rápidas intervenciones lograba sustituir, en los primeros momentos, los cuidados vitales de la familia.


Muchos años después - Don Orione ya había muerto – un testigo ocular, Ernesto Campese, fue a la casa de Todos los Santos, en Roma. Le mostraron retratos suyos pintados al óleo y le preguntaron:

- ¿Le parece que son fieles estos cuadros?
- No... - respondió. - Este no es Don Orione. Aquí se lo ve bien vestido, la cabeza derecha, buenos colores, ojos fulgurantes... No, Don Orione es el que conocí en Avezzano: la ropa manchada de barro, el cuello desabrochado, el rostro pálido, demacrado, la cabeza gacha y los ojos... sus ojos, tristes y mansos, velados por una infinita piedad...

(Fuente: Vida de Don Orione de Giorgi Papasogli)





sábado, 3 de junio de 2017

Una meditación sobre Pentecostes



Una larga carta del Padre Fundador, dirigida a una Hermana enferma. Una hermosa meditación sobre el misterio de Pentecostés.


Vigilia de Pentecostés, 19 de mayo de 1923

Buena Hija del Señor:

"¡Gracia y paz a usted, a su óptima hermana y a Sor María, de parte de Dios, nuestro Padre celestial, el Señor Redentor y Dios Nuestro Jesucristo y del Espíritu Paráclito, Dios y santificador de las almas!


Deseo hacerle llegar una palabra para la dulce solemnidad de Pentecostés.
"PENTECOSTÉS: palabra griega que significa quincuagésimo. Era una fiesta solemnísima para los Hebreos, como lo es solemnísima para los cristianos: dos fiestas, que si bien diversas entre ellas, son análogas por la íntima relación que existe, en general, entre las figuras del Antiguo Testamento y el cumplimiento de las mismas figuras en el Nuevo Testamento. La coincidencia de los dos clamorosos advenimientos confirma muy bien la conexión que existe entre ellos.
Para los Hebreos, Pentecostés era la fiesta de la siega, (Éxodo 23,16), era la solemnidad de la mies (...) La tradición hebraica daba a dicha fiesta tanta solemnidad y carácter de la más profunda santidad, porque el pueblo hebreo entendía y quería con esta fiesta, agradecer a Dios el haber dado en este día la ley sobre el monte Sinaí (...)
Como los hebreos solemnizaban la promulgación de la ley mosaica, así los cristianos, solemnizamos la promulgación del Evangelio, el establecimiento de la ley de Jesucristo y la fundación pública de la santa Iglesia acaecida por la venida milagrosa del Espíritu Santo sobre los Apóstoles (...)
Pero a usted, ¡oh Hija del Señor!, le será de inefable consuelo espiritual, el leer devotamente en estos días, el capítulo 2 de los Hechos donde se narra la historia del Pentecostés cristiano, cincuenta días después de la Resurrección del Señor.
Nuestro Pentecostés es una de las tres principales fiestas del año: Pascua, Navidad, Pentecostés, y es tan superior al Pentecostés de los Hebreos, cuanto la ley de gracia es superior a la ley mosaica, y cuanto el cumplimiento de nuestros grandes misterios supera todo aquello que era solamente figura.
¡Cuántas maravillas nos descubre la fe en este misterio! La tercera persona de la Ssma. Trinidad ha descendido sobre los hombres, para colmarlos de inmensa y divina liberalidad, de sus gracias más abundantes y de dones celestiales. En este día de Pentecostés, Nuestro Señor da la última mano a la gran obra que El miraba en todos sus Misterios. Es en este día de Pentecostés que Jesús se ha formado un nuevo pueblo de adoradores.
Hoy, Dios ha mandado su Santo Espíritu sobre la tierra para renovar la faz del mundo, para crear su Iglesia, 'conservadora eterna de su sangre y Madre de santos', como la llama Manzoni en aquel himno tan sublime que él dedica a Pentecostés.
Hoy, ya no es la proclamación de la ley de justicia del Sinaí, sino de la ley de gracia, de caridad, de misericordia. Pentecostés es el fin y la consumación de todo lo que Dios ha obrado y sufrido por la humanidad.


¡Qué gran día es éste! No es ya la celebración de un misterio pasado, como en otras fiestas, sino de un misterio de la santa Iglesia de Jesucristo.
El Espíritu Santo descendió visiblemente sobre la Iglesia naciente, un día domingo, en la gran fiesta de Pentecostés de los Hebreos, a fin de que, en aquel mismo día, en el cual Dios había dado la antigua ley sobre el Sinaí, ella fuese abolida por la nueva (...)
¡Oh, pidámosle a Nuestro Señor, que quiera escribir de la misma manera su santa ley en nuestros corazones, con el dedo de su diestra y estamparla tan profundamente que no se borre jamás!
San Lucas, hablando de la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles dice: 'se les aparecieron unas lenguas como de fuego, las que, separándose, se fueron posando sobre cada uno de ellos; y quedaron llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar idiomas distintos, en los cuales el Espíritu les concedía expresarse' (Hechos 2,3-4).
De este fuego había ya evidentemente hablado el Señor cuando dijo: 'He venido a traer fuego sobre la tierra, ¿y qué otra cosa deseo sino que arda en todos los corazones?' (Lc 12,49).
Era el fuego de la caridad de Jesucristo, era el fuego del apostolado que recibieron los Apóstoles y que luego esparcieron por toda la tierra. Y este fuego apareció en forma de lenguas, para que los apóstoles, con sus lenguas expandiesen el fuego de la divina caridad en todos los corazones dóciles a la gracia (...) 
Las lenguas de fuego eran también una figura sensible del don de lenguas', en gracia del cual, los apóstoles pudieron hacerse entender por las gentes de todas las naciones.
El árabe, el parto y el sirio, escucharon sus sermones, dice Manzoni; pero ¿qué escucharon? La voz del Espíritu. Era por lo tanto, el Espíritu Santo el que hablaba por la boca de los apóstoles.
Las lenguas de fuego distribuidas, significaban la caridad, el fuego, la diversidad el lenguaje. Y todos fueron llenos del Espíritu Santo...
El Divino Paráclito descendió sobre todas sus potencias y facultades, colmó de luces celestiales sus inteligencias; les fueron revelados los misterios más profundos, les dio fortaleza y valor sobrehumano para que propagasen el Evangelio y diesen su sangre por la fe. Ellos tuvieron una fe y un heroísmo apostólico. Les concedió dones interiores y exteriores y una santidad singular, diría superior.
La elocuencia de San Pedro, bajo la inspiración del Espíritu Santo, bastó para iluminar en la fe, amonestar, persuadir y convertir, en aquella primera prédica, alrededor de tres mil personas, las cuales fueron inmediatamente bautizadas (Hechos 2,41)(...)
La Misa del día de Pentecostés tiene la hermosa secuencia del 'Ven Espíritu Santo'. En los siglos pasados, se sonaba en la Iglesia una trompeta, como para imitar el ruido venido del cielo; y en otras Iglesias se hacían caer pétalos rosados, para simbolizar las lenguas de fuego, de ahí el nombre de 'Pascua rosada', que se dio a esta dulcísima solemnidad.
¡Oh, invoquemos nosotros también al Espíritu Santo!, para que venga sobre y dentro de nosotros, y como hizo con los apóstoles, nos transforme a nosotros, y como hizo con los apóstoles, nos transforme a nosotros, miserables, por la efusión de sus dones, nos haga humildes y fervorosos siervos, hijos y misioneros de la caridad.
Y como el misterio de Pentecostés continúa siempre invisiblemente en la Iglesia, así descienda y viva siempre en nosotros, la caridad habitual o gracia santificante. Es éste, el primero y más necesario don del Espíritu Santo, que nosotros debemos implorar hoy y siempre.
Que El ilumine nuestra mente con el don de la inteligencia; nos eleve con el don de sabiduría al conocimiento de las verdades divinas. La ciencia que viene del Divino Paráclito, nos lleve a despreciar los bienes y las bajezas de la tierra, por el conocimiento de Dios y nos dé aquel 'gusto interno', como escribe San Buenaventura, que llena el alma de suavidad por la cual dice el salmista: 'gustad y ved, cuán dulce es el Señor' (Salmo 33,9) (...)


El Espíritu Santo es Fuente Divina de verdad, caridad y felicidad interior.
¡Oh, descienda sobre nosotros el Espíritu Santo! ¡Espíritu de verdad, de oración, de unión, de misericordia y de divina caridad!
Y la Bienaventurada Virgen, que ciertamente se encontraba en aquella selecta reunión de Jerusalén, recogida con los apóstoles, los discípulos y las pías mujeres en oración, cuando alrededor de la hora tercia (las nueve de la mañana), vino de repente del cielo aquel ruido casi como un viento impetuoso y llenó toda la casa, donde se encontraban reunidos con María, Madre tiernísima y capitana de nuestra naciente Congregación; nos obtenga de Jesús todos los copiosos dones y frutos del Espíritu Santo, que nos dilatan de caridad el corazón, como dilataron el corazón de San Felipe Neri y nos conceda vivir encendidos de caridad para poder inflamar de divina caridad a todas las almas.
Que este Espíritu del Señor, la conforte, ¡oh Hija de la caridad de Jesús Crucificado!, en su enfermedad, le dé paciencia y amor al sufrimiento, por amor de Jesús Crucificado y de María Ssma.
La bendigo junto con sus hermanas y parientes y con la Hermana. Y Jesús nos bendiga a todos, nos asista y nos consuele, ahora y siempre.

Devotísmo en Cristo
Don Orione

Fuente: "Don Orione a las Pequeñas Hermanas Misioneras de la Caridad"

viernes, 12 de mayo de 2017

Circular para la “colecta de las vocaciones”

En agosto de 1927, Don Orione le enviaba a todos los párrocos de Italia una carta circular conocida como “colecta de las vocaciones”. En la misma expresaba su amor y preocupación por las vocaciones sacerdotales, religiosas y misioneras.
La colecta dio sus frutos y muchos jóvenes fueron enviados por sus párrocos.


 

Tortona, 15 de agosto de 1927.
Muy Reverendo Señor:
¡Que la paz de Nuestro Señor Jesucristo esté siempre con nosotros!
Quisiera ir al encuentro de su Señoría en persona, pero, como no me es posible, confiado en su bondad, le ruego escucharme benévolamente aunque de lejos.
Le estaré agradecido, si me ayuda en la obra de búsqueda de santas vocaciones, pues de esto deseo justamente interesarlo en el Señor: vengo a hacer limosna de vocaciones. Y busco especialmente a jovencitos que manifiesten el deseo de hacerse sacerdotes o hermanos, y estén dispuestos, con el consenso de las familias, a formar parte de esta naciente Congregación de los Hijos de la Divina Providencia, la cual, por estar bendecida por el Vicario de Jesucristo y por los Obispos, puedo en breve tiempo extender sus tiendas también fuera de Italia: en Rodas, en Palestina, en Polonia, en Uruguay, en Brasil y en Argentina.
Ella está dispuesta a aceptar a niños pobres, con la condición de que den una buena esperanza para la Iglesia. Y los educará, con la ayuda de Dios, en la doctrina de Jesucristo, como sólida e ignita piedad eucarística, con ferviente espíritu de caridad y de apostolado, asistiéndolos con cuidado particular en los estudios y en la formación religiosa.


“La cosecha es mucha, pero los operarios son pocos”.
¡Hermano, demos operarios y buenos operarios  a los vastos campos de la fe y de la caridad!
El ojo experto de Su Señoría habrá seguramente reconocido en algún humilde niño un rayo de vocación celeste: con los pequeños Samueles que la Providencia Divina va suscitando para el servicio de la Iglesia y para la dilatación del Reino de Dios en el mundo.
Yo no vengo a cosechar, no: dejo que cosechen los Obispos para sus Seminarios, luego como cuando era pequeño iba con mi pobre madre a recoger espigas en los surcos solitarios, vengo también yo, en el Nombre del Señor, a recoger las espigas dejadas atrás, aquellas humildes espigas que podrían perderse. Y, con la gracia divina, trataré de extraer también de ella alimento y pan para las almas.
“Muchos son los llamados al servicio del altar”, escribía ese gran Siervo de Dios que fue Don Rua, pero muchos se pierden, porque no siempre pueden ser ayudados.
Si, entonces, Su Señoría descubre, entre los buenos niños que asisten a la Iglesia, algún jovencito pobre, tal ven un poco olvidado, pero con el candor de la inocencia y las señales de la vocación al servicio de Dios, permítame que, humildemente le ruegue que me lo mande.
Tenemos cursos preparatorios para aquellos aspirantes que no sean suficientemente maduros para la escuela secundaria. ¡Trataré de facilitarles el camino a todos, la Santa Virgen me ayudará!
Las vocaciones al sacerdocio de los niños pobres son, después del amor al Papa y a la Iglesia, mi más caro ideal, el sagrado amor de mi vida. Misericordiosamente conducida por la Divina Providencia, para ellos comenzó esta “Pequeña Obra”; para ellos se abrió nuestra primera Casa en Tortona, o sea para aquellos que, a su pesar, el Obispo no había podido aceptar en el Seminario. Y Dios le ha dado incremento: ¡cuántos buenos Sacerdotes se han formado y también Obispos!
¡Cuánto caminar por las vocaciones de los niños pobres! He subido tantas escaleras, he golpeado a tantas puertas! Y Dios me llevaba adelante como su harapo.
¡He sufrido hambre, sed y humillaciones las más dolorosas, y aún así parecían bizcochitos de Dios! Me he llenado de deudas, pero la Divina Providencia no me ha dejado quebrar nunca. Y consideraría una gran gracia, el hecho que Jesús, por las vocaciones, me hiciera ir mendigando el pan hasta el último día de mi vida.
Entonces por el carácter propio de esta naciente Congregación, me ocupo de la limosna de vocaciones y también de vocaciones tardías, ya sea para el Sacerdocio como para hermanos laicos, de los cuales tenemos una gran necesidad, ya sea en Italia como en el Exterior, en las Misiones y en las Escuelas para los hijos de los italianos emigrados.



Recibo también a hombres hechos, libres: campesinos, artesanos, viudas, basta que tengan buena salud y buena voluntad. Todos aquellos que se sienten llamados de darme una mano para ejercitar el Apostolado de la Caridad en los Colegios, Oratorios festivos, Colonias agrícolas, Escuelas profesionales -Tipografías, Talleres mecánicos, Carpinterías, Talleres de artes y oficios-, como así también Hospicios, Asilos, que la mano de la Providencia va abriendo para la salvación de la juventud y el consuelo de los humildes: todos pueden encontrar su hogar, su lugar de trabajo, pues en estas Instituciones de Caridad hay muchas habitaciones (Juan 14,2).
Quien persevera permanece con nosotros, como en su casa, como enfermo o sano, durante toda la vida.
Para los desengañados del mundo, que desean darse a Dios en una vida de recogimiento, de oración y de olvido, tenemos a los Ermitaños. Los Ermitaños de la Divina Providencia viven en la paz de la soledad, rezando y trabajando, y se admiten aspirantes también de joven edad, como ya lo hacía San Benito.
¿Y luego? No he terminado porque tengo también a las Hermanas, denominadas las Misioneras de la Caridad. Y ya se han esparcido en Piamonte, Lombardía, Véneto, Emilia, Marcas, Roma, Calabria y hasta en Polonia.
No sé cuántas son. Sé que, en general, las Hermanas son un poco como las hormigas: trabajan, crecen, se multiplican como las hormigas. Pero, en el momento de necesitarlas, son siempre pocas porque las solicitan de todas partes para asilos, escuelas maternales, hospitales, internados, etc.
Por lo tanto, si su Señoría me manda buenas vocaciones para Hermanas, se lo agradecería mucho. Hay también una sección de Hermanas para las viudas. Tengo también hermanas ciegas, son Sacramentinas.


Y después... y después, si la Divina Providencia sigue jugando, verán, dentro de pocos años, qué surgirá de las manos del Señor.
Todo lo hace Nuestro Señor, yo diría que es él quien juega. Aquél que habló por boca de la borrica de Balaam, no ha encontrado sobre la tierra a una criatura más miserable que yo, para que se conozca que todo bien es de Él.
No busco dote, no pongo límites de edad para nadie, sólo busco que tengan buen espíritu, buena salud, buena voluntad de amar y servir a Jesucristo, de trabajar en humilde obediencia, de sacrificarse en la caridad, de hacer el bien a los pobres, sirviendo a Jesús en ellos. Porque nosotros somos para los pobres, mejor dicho para los más pobres y abandonados.
Mire un poco, amado Señor y Hermano mío en el Señor, cuántos problemas vengo a darle, cuántas personas viene a solicitarle este Fray Galdino de la Divina Providencia.
Como Fray Galdino del  Manzoni se contentaba de ir en busca, en pedir nueces de limosna, yo, en cambio -¡será culpa de los tiempos que progresan!- si su Señoría no está en guardia, terminaré por buscarlo y llevarlo también a Ud... ¿Y quién sabe?... ¡Quizás un día... Dios quiera! ¡Por ahora me contento de solicitarle humildemente que me mande vocaciones, buenas vocaciones, muchas vocaciones!
¡Almas y almas! ¡Busco almas! Busco, con la divina ayuda y la de Su Señoría hacer una obra que suscite buenos Religiosos, Santos Sacerdotes, Apóstoles.
¿Quién no querrá ayudarme? ¡Hágame este favor por el amor del bendito Dios! Me confío en Nuestro Señor y en la inteligencia bondad y fervor de Su Señoría. Por lo que hará, ¡que Dios lo bendiga mucho! Rezaré siempre por Ud. y le prometo agradecerle, particularmente en el Altar.
Permítame abrazarlo fraternalmente con el beso de Cristo, y considéreme Su humilde y seguro servidor y hermano en Jesucristo y en la Santa Virgen.
Sac. Luis Orione
de la Divina Providencia



* * *
P.D.- Con la ayuda del Señor, educaremos a los jovencitos, que nos sean enviados, el espíritu de humildad y de piedad, a la vida de sacrificio y de apostolado, instruyéndolos bien en el Catecismo y en la Historia Sacra asistiéndolos con cuidado particular en los estudios, para dar obreros y buenos obreros a los vastos campos de la Fe y de la Caridad.
Y, con la ayuda de Dios y la Santa Virgen, confiamos en que un día muchos de los jóvenes que nos envían, sean de ayuda también a los Revdos. Párrocos, y siempre de consuelo al corazón de los Obispos y de la Santa Iglesia.